INICIO CONTACTE

¿QUÉ ES LA FUNDACIÓN? ¿QUÉ ES ICEB? NOTICIAS PREGUNTAS
Una ética estratégica no es ética.
Robert Spaemann
Fundación Bioética
Actividades
Recortes de Prensa
 
Vídeos
Derechos Humanos. UNESCO
Ancianidad: Capicua
Cerebro feliz
Cuidados Paliativos
Demencia: a primera vista
El Cerebro Ético
Perinatal Hospice
Terapia con células madre
After Cecily
 
Enlaces
ABEM
Aborto. Atención Primaria
Aceb
ACEPRENSA
Aebi
Andoc
BioEdge
BioEdge (español)
Bioeticaweb
C-FAM
Comité Bioética España
Etica y Política
FUCEB
Humanidades Biomédicas
IEB
Il Centro di Ateneo
IMABE
Instituto de Bioética IBCS
Lindeboom Institute
Observatorio de Ética, Política y Sociedad
Observatorio de Bioética
SAIB
The Hastings Center
The Linacre Centre
UNESCO
 
Publicaciones
Revistas Científicas:
- Bioética & Debat
- Cuadernos de Bioética
- Imago Hominis
- IRB: Ethics & Human Research
- The Hastings Center Report
- Persona y Bioética
- Quién
Ampliar   Disminuir
Clic para ampliar
Proyecto de Ley de la Comunidad Valenciana sobre el final de la vida
Este proyecto de ley tiene como base las diversas leyes auton√≥micas similares ya vigentes en Espa√Īa y la proposici√≥n del grupo Ciudadanos de ‚ÄúLey reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida‚ÄĚ

10/02/2018
Este proyecto de ley tiene como base las diversas leyes auton√≥micas similares ya vigentes (Andaluc√≠a, Asturias, Galicia, Canarias Pa√≠s Vasco, Baleares, Navarra, Arag√≥n y Madrid) y la proposici√≥n del grupo Ciudadanos de ‚ÄúLey reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida‚ÄĚ que ha sido admitido a tr√°mite en las Cortes Espa√Īolas el 28-03-2017 con los votos del PP, PSOE, Unidos Podemos, UPN y Comprom√≠s.

Siguiendo a sus predecesoras, a las cuales repite en algunos p√°rrafos, incorpora algunas de las recomendaciones del Consejo de Europa de 2014 y atiende algunas de las modificaciones al proyecto de ley nacional que propusieron la Sociedad Espa√Īola de Cuidados Paliativos y la Organizaci√≥n M√©dica Colegial en 2011 y su declaraci√≥n oficial respecto a la atenci√≥n al final de la vida de 2002.

Presenta varios aspectos positivos como el reconocimiento de la dignidad del paciente y de la dimensi√≥n espiritual de la persona, del derecho a la intimidad, a recibir cuidados paliativos integrales donde el paciente elija (incluso en su domicilio u otro domicilio particular), al acompa√Īamiento permanente por familiares aunque est√© en un hospital, al acompa√Īamiento religioso, a la estancia en habitaci√≥n individual si el paciente est√° en un hospital o residencia y al deber de formaci√≥n inicial y permanente del personal sanitario en estas materias (bastante deficitaria en muchos de los sanitarios actualmente en ejercicio).

Es muy reiterativa en cuestiones tratadas en el propio proyecto o en otros textos legislativos vigentes, especialmente en las concernientes a la autonomía del paciente: derecho a la información, consentimiento informado, sigilo profesional, voluntades previas, comité de ética asistencial… Ello hace más farragosa su lectura y dificulta centrarse en las cuestiones de fondo.

Sus aspectos negativos se centran fundamentalmente en cuatro puntos:

1) por un lado, en la exacerbaci√≥n del respeto a la autonom√≠a del paciente, que desde el art. 2 parece consagrar como criterio absoluto para el m√©dico, y que enfatiza como elemento prioritario de discernimiento terap√©utico ([1]). Si quedara fijado el derecho del paciente a que se respete estrictamente su voluntad, sin l√≠mites, no es dif√≠cil imaginar cu√°l ser√° en ciertos casos su petici√≥n ‚Äúlibre y consciente‚ÄĚ de solicitar acabar con su sufrimiento de cualquier forma, aunque fuese eliminando al sufridor si no hay otra manera.

2) por otro lado, en la consideraci√≥n del sufrimiento y de la calidad de vida (determinada por el subjetivismo ‚Äúdesde los valores y las creencias personales‚ÄĚ) como decisorios de la actitud a tomar por el m√©dico frente a la limitaci√≥n del esfuerzo terap√©utico y la sedaci√≥n, cuyo empleo auspicia con cierta prodigalidad, sin valorar la gravedad del acto de privaci√≥n de la conciencia a una persona.

3) adem√°s participa de la ambig√ľedad y posibles interpretaciones abusivas que tienen sus leyes auton√≥micas predecesoras, v.gr. la indefinici√≥n de la proporcionalidad terap√©utica de los cuidados extraordinarios y ordinarios, que tan claramente define la ‚ÄúCarta de los agentes de la salud‚ÄĚ (1994) del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios: hidrataci√≥n, alimentaci√≥n, analgesia/sedaci√≥n paliativa e higiene personal.

4) el uso de terminolog√≠a equ√≠voca o imprecisa deja la puerta abierta a interpretaciones eutan√°sicas pasivas o de asistencia al suicidio, aunque cuida mucho de no utilizar en ning√ļn momento los t√©rminos de ‚Äúmuerte digna‚ÄĚ (salvo 1 vez en el art. 26), o de ‚Äúeutanasia‚ÄĚ o de ‚Äúasistencia al suicidio‚ÄĚ, a los que no hace ninguna menci√≥n, ni siquiera para descartarlos o diferenciarlos como hacen otras leyes similares. As√≠ sucede con:

La aplicaci√≥n de la Ley (art. 3) ‚Äúa todas las personas que se encuentren en el proceso final de la vida‚ÄĚ definiendo este proceso (art.5) como ‚Äúproceso avanzado de enfermedad, progresivo e incurable‚Ķ ‚Ķcon presencia de sintomatolog√≠a multifactorial y cambiante que condiciona una inestabilidad en la evoluci√≥n del paciente, as√≠ como un pron√≥stico de vida limitado‚ÄĚ. Dicho concepto equ√≠voco puede aplicarse igualmente a un paciente oncol√≥gico terminal como a un paciente neurol√≥gico (ELA, Esclerosis M√ļltiple, Alzheimer‚Ķ) en fases intermedias de su evoluci√≥n, muchos meses antes de su estado terminal real.
Los conceptos de ‚Äúsedaci√≥n‚ÄĚ que utiliza el proyecto de ley han sido superados por la SECPAL y OMC para evitar la confusi√≥n sem√°ntica. As√≠, el concepto ‚Äúsedaci√≥n terminal‚ÄĚ queda sustituido por ‚Äúsedaci√≥n paliativa‚ÄĚ y ‚Äúsedaci√≥n en la agon√≠a‚ÄĚ, para eliminar la confusi√≥n entre ‚Äúsedaci√≥n en la situaci√≥n terminal de la enfermedad‚ÄĚ, con ‚Äúsedaci√≥n profunda irreversible‚ÄĚ y con ‚Äúsedaci√≥n que termina con la vida del paciente‚ÄĚ.

Dada la l√≠nea fina que separa la licitud y la ilicitud √©tica de los actos m√©dicos en la fase final de la vida, acompa√Īada de una gran desinformaci√≥n o mala informaci√≥n de los pacientes y sus familiares, ofrecemos desde el Instituto de Ciencias de la Vida la posibilidad de impartir un curso breve y pr√°ctico, dirigido a capellanes de hospitales y agentes de pastoral de la salud, que les proporcione conocimientos claros basados en el Magisterio y en la Ciencia, para poder servir mejor a los pacientes que afrontan la certeza de una muerte pr√≥xima.

Ignacio Gómez. Observatorio de Bioética de Valencia
 
Biblioteca
Actividades
Documentos
Investigación
Selección de temas
 
Cursos
  Cuidados Paliativos
(on-line)
Comités Éticos Asistenciales (on-line)
Metodología para la Toma de Decisiones Éticas
(on-line)
 
¿Quiénes somos?
Equipo Directivo
Actividades
Memorias anuales
Contacta
News
Enlaces
 
 
 

 

  2009 Fundación Bioética
[ARCHIVO]
10 de diciembre de 2018