INICIO CONTACTE

¿QUÉ ES LA FUNDACIÓN? ¿QUÉ ES ICEB? NOTICIAS PREGUNTAS
A ese valor no venal, no sujeto a compraventa, patrimonio de todos los seres humanos, se le dio desde siempre, desde tiempo inmemorial, el nombre de dignidad. Es la divisa del hombre hasta su último aliento sobre la tierra.
José Luis del Barco
Fundación Bioética
Actividades
Recortes de Prensa
 
Vídeos
Derechos Humanos. UNESCO
Ancianidad: Capicua
Cerebro feliz
Cuidados Paliativos
Demencia: a primera vista
El Cerebro Ético
Perinatal Hospice
Terapia con células madre
After Cecily
 
Enlaces
ABEM
Aborto. Atención Primaria
Aceb
ACEPRENSA
Aebi
Andoc
BioEdge
BioEdge (español)
Bioeticaweb
C-FAM
Comité Bioética España
Etica y Política
FUCEB
Humanidades Biomédicas
IEB
Il Centro di Ateneo
IMABE
Instituto de Bioética IBCS
Lindeboom Institute
Observatorio de Ética, Política y Sociedad
Observatorio de Bioética
SAIB
The Hastings Center
The Linacre Centre
UNESCO
 
Publicaciones
Revistas Científicas:
- Bioética & Debat
- Cuadernos de Bioética
- Imago Hominis
- IRB: Ethics & Human Research
- The Hastings Center Report
- Persona y Bioética
- Quién
Ampliar   Disminuir
Clic para ampliar
Proyecto de Ley de la Comunidad Valenciana sobre el final de la vida
Este proyecto de ley tiene como base las diversas leyes auton√≥micas similares ya vigentes en Espa√Īa y la proposici√≥n del grupo Ciudadanos de ‚ÄúLey reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida‚ÄĚ

10/02/2018
Este proyecto de ley tiene como base las diversas leyes auton√≥micas similares ya vigentes (Andaluc√≠a, Asturias, Galicia, Canarias Pa√≠s Vasco, Baleares, Navarra, Arag√≥n y Madrid) y la proposici√≥n del grupo Ciudadanos de ‚ÄúLey reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida‚ÄĚ que ha sido admitido a tr√°mite en las Cortes Espa√Īolas el 28-03-2017 con los votos del PP, PSOE, Unidos Podemos, UPN y Comprom√≠s.

Siguiendo a sus predecesoras, a las cuales repite en algunos p√°rrafos, incorpora algunas de las recomendaciones del Consejo de Europa de 2014 y atiende algunas de las modificaciones al proyecto de ley nacional que propusieron la Sociedad Espa√Īola de Cuidados Paliativos y la Organizaci√≥n M√©dica Colegial en 2011 y su declaraci√≥n oficial respecto a la atenci√≥n al final de la vida de 2002.

Presenta varios aspectos positivos como el reconocimiento de la dignidad del paciente y de la dimensi√≥n espiritual de la persona, del derecho a la intimidad, a recibir cuidados paliativos integrales donde el paciente elija (incluso en su domicilio u otro domicilio particular), al acompa√Īamiento permanente por familiares aunque est√© en un hospital, al acompa√Īamiento religioso, a la estancia en habitaci√≥n individual si el paciente est√° en un hospital o residencia y al deber de formaci√≥n inicial y permanente del personal sanitario en estas materias (bastante deficitaria en muchos de los sanitarios actualmente en ejercicio).

Es muy reiterativa en cuestiones tratadas en el propio proyecto o en otros textos legislativos vigentes, especialmente en las concernientes a la autonomía del paciente: derecho a la información, consentimiento informado, sigilo profesional, voluntades previas, comité de ética asistencial… Ello hace más farragosa su lectura y dificulta centrarse en las cuestiones de fondo.

Sus aspectos negativos se centran fundamentalmente en cuatro puntos:

1) por un lado, en la exacerbaci√≥n del respeto a la autonom√≠a del paciente, que desde el art. 2 parece consagrar como criterio absoluto para el m√©dico, y que enfatiza como elemento prioritario de discernimiento terap√©utico ([1]). Si quedara fijado el derecho del paciente a que se respete estrictamente su voluntad, sin l√≠mites, no es dif√≠cil imaginar cu√°l ser√° en ciertos casos su petici√≥n ‚Äúlibre y consciente‚ÄĚ de solicitar acabar con su sufrimiento de cualquier forma, aunque fuese eliminando al sufridor si no hay otra manera.

2) por otro lado, en la consideraci√≥n del sufrimiento y de la calidad de vida (determinada por el subjetivismo ‚Äúdesde los valores y las creencias personales‚ÄĚ) como decisorios de la actitud a tomar por el m√©dico frente a la limitaci√≥n del esfuerzo terap√©utico y la sedaci√≥n, cuyo empleo auspicia con cierta prodigalidad, sin valorar la gravedad del acto de privaci√≥n de la conciencia a una persona.

3) adem√°s participa de la ambig√ľedad y posibles interpretaciones abusivas que tienen sus leyes auton√≥micas predecesoras, v.gr. la indefinici√≥n de la proporcionalidad terap√©utica de los cuidados extraordinarios y ordinarios, que tan claramente define la ‚ÄúCarta de los agentes de la salud‚ÄĚ (1994) del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios: hidrataci√≥n, alimentaci√≥n, analgesia/sedaci√≥n paliativa e higiene personal.

4) el uso de terminolog√≠a equ√≠voca o imprecisa deja la puerta abierta a interpretaciones eutan√°sicas pasivas o de asistencia al suicidio, aunque cuida mucho de no utilizar en ning√ļn momento los t√©rminos de ‚Äúmuerte digna‚ÄĚ (salvo 1 vez en el art. 26), o de ‚Äúeutanasia‚ÄĚ o de ‚Äúasistencia al suicidio‚ÄĚ, a los que no hace ninguna menci√≥n, ni siquiera para descartarlos o diferenciarlos como hacen otras leyes similares. As√≠ sucede con:

La aplicaci√≥n de la Ley (art. 3) ‚Äúa todas las personas que se encuentren en el proceso final de la vida‚ÄĚ definiendo este proceso (art.5) como ‚Äúproceso avanzado de enfermedad, progresivo e incurable‚Ķ ‚Ķcon presencia de sintomatolog√≠a multifactorial y cambiante que condiciona una inestabilidad en la evoluci√≥n del paciente, as√≠ como un pron√≥stico de vida limitado‚ÄĚ. Dicho concepto equ√≠voco puede aplicarse igualmente a un paciente oncol√≥gico terminal como a un paciente neurol√≥gico (ELA, Esclerosis M√ļltiple, Alzheimer‚Ķ) en fases intermedias de su evoluci√≥n, muchos meses antes de su estado terminal real.
Los conceptos de ‚Äúsedaci√≥n‚ÄĚ que utiliza el proyecto de ley han sido superados por la SECPAL y OMC para evitar la confusi√≥n sem√°ntica. As√≠, el concepto ‚Äúsedaci√≥n terminal‚ÄĚ queda sustituido por ‚Äúsedaci√≥n paliativa‚ÄĚ y ‚Äúsedaci√≥n en la agon√≠a‚ÄĚ, para eliminar la confusi√≥n entre ‚Äúsedaci√≥n en la situaci√≥n terminal de la enfermedad‚ÄĚ, con ‚Äúsedaci√≥n profunda irreversible‚ÄĚ y con ‚Äúsedaci√≥n que termina con la vida del paciente‚ÄĚ.

Dada la l√≠nea fina que separa la licitud y la ilicitud √©tica de los actos m√©dicos en la fase final de la vida, acompa√Īada de una gran desinformaci√≥n o mala informaci√≥n de los pacientes y sus familiares, ofrecemos desde el Instituto de Ciencias de la Vida la posibilidad de impartir un curso breve y pr√°ctico, dirigido a capellanes de hospitales y agentes de pastoral de la salud, que les proporcione conocimientos claros basados en el Magisterio y en la Ciencia, para poder servir mejor a los pacientes que afrontan la certeza de una muerte pr√≥xima.

Ignacio Gómez. Observatorio de Bioética de Valencia
 
Biblioteca
Actividades
Documentos
Investigación
Selección de temas
 
Cursos
Comités Éticos Asistenciales (on-line)
Metodología para la Toma de Decisiones Éticas
(on-line)
 
¿Quiénes somos?
Equipo Directivo
Actividades
Memorias anuales
Contacta
News
Enlaces
 
 
 

 

  2009 Fundación Bioética
[ARCHIVO]
21 de abril de 2018